top of page

cuál es el conflicto emocional que provoca la diabetes?

BIODESCODIFICACIÓN - DIABETES

Se conoce como Diabetes a la enfermedad en la que los niveles de glucosa (azúcar) de la sangre están muy altos. La glucosa proviene de los alimentos que consume. La insulina es una hormona que ayuda a que la glucosa entre a las células para suministrarles energía.

Se caracteriza por una eliminación excesiva de azúcar en la orina.

Se distinguen varios tipos de Diabetes:

La diabetes insípida:

Trastorno de la función renal caracterizado por una emisión masiva de orina.

La diabetes dulce:

Presencia excesiva de azúcares en la orina provocada por una hiperglucemia (alta cantidad de azúcar en sangre).

La diabetes renal:

Presencia de azúcares en la orina sin hiperglucemia.

La diabetes gestacional:

Tipo de diabetes dulce durante el embarazo.

En general, la palabra diabetes se refiere a una diabetes dulce.

¿Cómo funciona la Diabetes?

En fase activa de conflicto (esto es, cuando la persona está viviendo en su presente el conflicto emocional) hay una funcionalidad deficiente de las células beta de los islotes de Langherans, con caída de la secreción de insulina en la sangre (proporcional al peso del conflicto).

Si el conflicto emocional se mantiene activo en equilibrio por largo tiempo (semanas, meses o años), se evoluciona hacia la diabetes dulce con los síntomas siguientes:

- bulimia. - adelgazamiento. - orina abundante (poliuria). - polidipsia (beber mucha agua).

En vagotonía la glucemia baja lentamente.

La crisis epileptoide:

Puede aparecer muy brutalmente, con hiperglucemia seguida de hipoglucemia prolongada y persistente, situación que se agrava porque puede producirse en plena noche.

¿Qué conflicto emocional estoy viviendo?:

Si yo presento Diabetes, necesariamente he vivido o estoy viviendo, un conflicto emocional en el que yo siento que no he recibido, no recibo, o dejé de recibir, la dulzura y el cariño que me merezco.

Puede ser que mi hogar se haya roto con un divorcio, con el divorcio de mis padres, con la muerte de alguien, puede ser que me hayan abandonado o engañado, puede ser que he quedado huérfano o veo a mis padres pelear todo el tiempo y gritarse, puede ser que crecí solo, puede ser que me quedé sin familia, puede ser que me criaron otros que no fueron mis padres, puede ser una infidelidad, puede ser violencia, puede ser golpes, y, sea como sea.

- “Mi familia no me quiere”. - “Mi infancia fue muy triste”. - “Sufrí mucho de niño (a)”. - “Me tratan muy mal en el trabajo, me humillan”. - “Mis padres no me abrazan”. - “Mi pareja no me ama”.

Es una situación a la yo me resisto, no lo acepto, no lo quiero, no me gusta, lo sufro. Y, finalmente, no “recibo la dulzura que me merezco”.

Conflicto Emocional de resistencia y de repugnancia o repulsión.

- Cuando la resistencia es extrema en un clima de repugnancia, la respuesta apunta a la insulina: hiperglucemia.

- Cuando la repugnancia es extrema en un clima de resistencia, la respuesta apunta al glucagón: hipoglucemia.

Y el mayor problema en los casos de diabetes, es que la persona no deja de resistirse. Se resiste a aceptar su dolor, se resiste a mostrarse débil, se resiste a recibir cariño y amor, se resiste a aceptar que necesita amor y dulzura, se hace el fuerte.

La diabetes, puede presentarse también, ante un conflicto emocional en el que la persona, afronta un peligro que viene hacia él, en posición de resistencia, defendiéndose, pero de manera ineficaz. Puede ser un peligro a futuro o un futuro inmediato.

- “Me va a pedir el divorcio”. - “Me va a abandonar”. - “Se va a morir”. - “Me va a robar”. - “Me va a violar”. - “Me va a engañar”. - “Va a temblar, se caerá mi casa”. - “Vamos a chocar”.

Existe cierta noción de impotencia muscular o psíquica. Es una sensación de sentirse en enfrentamiento constante en contra de algo o alguien a quien la persona considera “superior”. Existe la idea de que esa persona es torturada por otra persona o situación. Conflicto activo de resistencia a la autoridad abusiva que hace cosas repugnantes: diabetes insulino dependiente. La insulina representa la autoridad.

Es injusto, “lo que me hacen es asqueroso”. El diabético sólo busca dulzura en todo.

Diabetes doble = Bestial (repugnante) y tierno (dulce) al mismo tiempo.

- “Tratan de separarme de mi familia”.

DIABETES GESTACIONAL

- "Resisto al peligro de muerte de mi bebé porque ya perdí uno”. - "Resisto al peligro de muerte de mi bebé porque me costó mucho embarazarme”. - "Resisto al peligro de muerte de mi bebé porque ya estoy grande”. - "Resisto al miedo de que mi bebé nazca enfermo, porque en la familia hay niños enfermos”.

En la diabetes gestacional, siempre existirá un conflicto emocional en el que me resisto a una situación negativa con mi bebé, sumado a una repulsión a que exista algo negativo. Algo importante que hay que aclarar, es que la diabetes gestacional, es una señal de que el conflicto emocional ya ha pasado, ya se está en proceso de reparación. Por lo tanto, no hay que hacer nada, sólo hay que esperar a que finalice el embarazo.

Es decir, el conflicto emocional, ocurrió en el primer trimestre de embarazo, pero se ha resuelto ya. La emoción de la madre ya no es de miedo.

Cuidado eso sí, con los diagnósticos médicos, que pueden “asustar” a las madres sin razón. El simple hecho de que en algún análisis salga indicada la diabetes gestacional, sólo es una señal, de que el conflicto emocional de miedo a que algo vaya mal con el bebé, ha sido resuelto y no hay peligro alguno ni para la madre ni para el bebé.

Al final de post-parto, las evoluciones de la diabetes gestacional, estarán determinadas por la situación emocional de la madre. Si la madre tiene plena consciencia de que todo está bien, todo salió bien, no hay peligros de nada, entonces se vuelve a la normalidad de la glucemia y de la tolerancia a la glucosa.

Si la madre permanece angustiada por el diagnóstico, es débil emocional, es miedosa, etc, las pruebas de hiperglucemia permanecerán perturbadas, hasta que la madre asimile que todo está bien y que todo salió bien.

Si la madre, vive temiendo que se ha vuelto diabética, porque comenzó con diabetes gestacional, si la madre es atacada por toda la familia, que le recuerdan todo el tiempo que ella es “diabética”, la diabetes permanecerá y se agravará con cada embarazo.

Si la madre, luego del nacimiento del bebé, vive agresiones repugnantes por parte de la pareja o de su padre, en las cuales ella vive una necesidad de “ser protegida y querida”, la diabetes permanecerá hasta que la madre, libere esas emociones o se separe de aquellas situaciones que la alteren.

DIABETES INSÍPIDA

La diabetes insípida, únicamente se presenta en personas que sienten una necesidad imperiosa de sobrevivir porque viven sintiéndose “amenazados” por algún miembro de la familia. No hay dulzura alguna. Todo son órdenes y “debe ser”. Existe una persona “castrante” en la familia. Una autoridad castrante, si es en el trabajo.

- ¿Dónde estás? - ¿A qué hora vienes? - ¿Ya terminaste? - Dame de comer - ¿A dónde vas? - Necesito que compres mis medicinas - Resuelve esto o aquello - Si te vas te mato - Si me mientes te mato - Eres un inútil, muérete.

Existe en la persona diabética insípida, un miedo permanente a morir. Un terror a continuar viviendo esa dinámica familiar, sumado a un terror a irse. Miedo a ver a la persona que nos hace sentir amenazados, observados, evaluados, vigilados, a convivir con esa persona, a quedarse a solas con esa persona, a salir con esa persona, a hablar con esa persona.

Comúnmente, las diabetes insípidas, tienen su origen las líneas superiores del clan. Dramas de asesinatos reales dentro de las familias. Envenenamientos reales.

Se hereda una necesidad de cortar con toda relación tóxica entre familiares, pero se vive con miedo, no existe amor o dulzura. Es imperativo limpiar, alejar, deshacerse de una comunicación nefasta, de un veneno inoculado en nosotros (esas frases de te voy a matar, muérete, ojalá te mueras, etc.)

RETINOPATÍA DIABÉTICA

La retinopatía diabética únicamente se presenta, en los diabéticos que se niegan a aceptar (a ver) la situación familiar o social que los rodea a diario. Suelen ser personas que odian a un miembro de su familia, pero “por respeto” o por “educación”, no lo aceptan.

Van por la vida diciendo cosas como:

- Es que es mi hermano, es un poco malo, pero es mi hermano. - Es mi padre, era un poco coqueto cuando yo era niño, pero es mi padre. - Es que sí me tocó, me metió la mano, pero ya estoy grande, ni pasó nada. Es mi padre.

Jamás se atreven a expresar su verdadero dolor, a compartirlo, a decirlo ante nadie. Es algo repugnante, pero finjo que no pasa nada, me resisto a decirlo, a platicarlo, a aceptarlo. Me opongo a esas personalidades, me no me rindo, yo puedo, yo aguanto.

Es una negación inconsciente a que realmente se vivió algo sucio, algo triste, algo doloroso. Es negar y ocultar el dolor, hacer como que no pasó nada, como que no fue importante. Y, además, va sumado al hecho de hacer alarde del gran amor que realmente los une a dichas personas.

También puede presentarse la retinopatía diabética, en personas racistas, discriminadoras de los demás y de sí mismos. Existe una orden de “no querer ver”, sumado al hecho de “eso me quita dulzura”.

- No quiero verlo ni en pintura, está moreno. - Soy un asco, estoy gordo, qué repugnante, no quiero verme en un espejo. - No quiero que mi hija se case con ese negro. - No voy, estará lleno de indios. - No invites a esa gentuza a mi casa, aquí no entran. - No puedes casarte con esa chica muerta de hambre.

En la retinopatía diabética, existe siempre una situación que “no quiero ver”, sumada a una carencia total de sentimientos, dulzura, amor, etc.

No quiero salir de casa, para no ver lo que no me gusta, cosas o personas a las que me resisto: suciedad, polvo, basura, delincuentes, rivales, drogadictos, apestosos, violentos, punks, homosexuales, etc. Resistencia a que invadan mi territorio (casa, colonia, país, familia) y a que eso que no quiero ver, se apropie de mi territorio ( se casen o se enamoren de mis hijos, se queden con mi casa, me roben).

POLINEURITIS DIABÉTICA

La polineuritis diabética, se presenta en personas que son incapaces de huir, alejarse, finalizar, situaciones sentimentales, familiares, laborales o sociales, en las que a diario viven situaciones humillantes, repugnantes, ruines. Y la presentan con la intención inconsciente de “resistir”.

POLIARTRITIS DIABÉTICA

La poliartritis diabética, es un conflicto emocional relacionado con movimiento. Es una emoción inconsciente de “estar preparado para luchar”.

Debo mantener azúcar en mi sangre, para que cuando alguno de mis músculos la necesite para defenderse, esté disponible. No libero azúcar, porque la puedo necesitar en cualquier instante, debo defenderme, estar listo para la pelea, para defenderme de cualquier agresión.


4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page